Archivos de la categoría ‘Videojuegos’

Un alto en el camino

Publicado: 17 junio, 2011 en Cine, Literatura, Música, Videojuegos

33 entradas en 31 días. Objetivo cumplido.

No tengo mucho más que decir. Poner en marcha un blog no es cosa fácil. Hay que estar aportando contenidos de forma constante y es algo mucho más duro lo que parece a priori porque uno llega a lo que buenamente puede. He aprovechado al máximo este último mes para iniciar el blog y darle sustancia. Ha sido el hueco entre finalizar mis estudios universitarios y dar un cambio radical a mi vida. Me cambio de ciudad y me incorporo al mundo laboral (muy incierto por ahora). Las próximas semanas van a ser muy ajetreadas, y puede que difíciles. La realidad me señala que no voy a tener tiempo material de seguir con las críticas culturales dado que es una actividad que consume ingentes cantidades de tiempo. No es solo la hora y media que me cuesta escribir una entrada sino las diez horas de media que necesito para analizar una pieza (ya sea un disco o leerme un libro). Esa cantidad de tiempo no va a estar disponible a partir de ahora. ¿Es esto el final de Forbidden Culture? No, ni mucho menos. La cultura prohibida volverá. Lo que no sé es cuándo, pero volverá. Mientras tanto hay material suficiente aquí como para saciar las ansias culturales durante mucho tiempo. Cuando por fin vuelva a publicar tened por seguro que será con un ritmo constante. No tan acelerado como hasta ahora, pero constante, seguro.

Nos vemos enseguida.

Anuncios

Cobertura especial E3 2011

 

Estamos metidos de lleno en la feria de entretenimiento electrónico más importante del mundo que, como cada año por estas fechas, se está llevando a cabo en Los Angeles. Las conferencias de Microsoft y Sony, así como de un buen puñado de publishers, ya han mostrado sus cartas para esta temporada. ¿Qué nos hemos encontrado? Pocos anuncios sorprendentes pero mucho tráiler muy impresionante. Hemos entrado ya en la recta final de esta generación de consolas, y eso significa que muchas sagas están tratando de cerrar sus trilogías por todo lo alto.

Voy a tratar de hacer un repaso a los videojuegos que más prometen desde un punto de vista artístico. Y la lista debería empezar con el juego que más espero para este otoño: Uncharted 3, Drake’s Deception. Después de un espectacular periplo por el Himalaya en busca de la ciudad perdida de Shambala en el que es con diferencia el mejor juego de PlayStation 3, las cosas vuelven a torcerse para Drake. No se conocen todavía muchos detalles del argumento, pero sí sabemos que esta vez Nathan tendrá que vérselas con una hermandad que data de los tiempos de su antepasado, el pirata Francis Drake (me niego a ponerle el Sir). ¿Y a dónde le llevarán sus pasos esta vez? En pos de la legendaria Iram de los Pilares, la Atlántida de las Arenas, perdida entre las dunas del desierto Rub al-Jali (el lugar vacío en árabe, el desierto más inhóspito de la tierra). La buena noticia es que vuelven todos los secundarios que hacían las aventuras de Drake tan divertidas e interesantes: Sully, Elena y Chloe. Confío en que la dirección artística y los diálogos ingeniosos se mantengan en la tercera iteración de este Indiana Jones moderno.

El siguiente juego que me tiene bastante interesado es Assassin’s Creed Revelations. Ubisoft tiene dedicado varios equipos con cientos de personas dedicadas a sacar una entrega de la serie por año. Es algo muy peligroso que puede desgastar la serie muy rápido, pero es que la perspectiva histórica que arrojan da tanto juego que siempre resulta interesante. Esta vez nos encontramos con Ezio Auditore viajando a Masyaf en un viaje de peregrinación en busca de los secretos de su antepasado Altair. Sin embargo, el devenir de los acontecimientos le conducirá hasta la Constantinopla de 1511. Solo por ver una vez más la exquisita representación de las ciudades que hace el equipo de Ubisoft, con esa obsesiva atención a los detalles y basándose en un monumental trabajo de documentación, ya merece la pena hacerse con este juego. Espero que podamos ver la ciudad por los ojos de los dos protagonistas, dando saltos entre la Constantinopla bizantina y la otomana. De todas formas os dejo un video CGI preparado para la ocasión y que muestra un Ezio mucho más envejecido (tiene 52 años aunque se sigue moviendo como un mancebo de 20). Está bien, pero no llega a la calidad del de Brotherhood (las veces que habré visto ese enfrentamiento con Cesar Borgia delante del Panteón de Agripa rodeados por un mar cardenalicio).

Bioware también ha presentado la que será su intro oficial de su primer MMO, Star Wars The Old Republic. Este juego online no me llama precisamente por su naturaleza multijugador, pero reconozco que los videos CGI son siempre impresionantes. Si tan solo incluyeran un modo historia que rivalizara con los antiguos KOTOR me lo pensaría. Mientras tanto, a disfrutar de los videos.

Y por última, la gran joya de Bioware, ese cierre monumental a la que es la mejor saga de ciencia ficción de cualquier medio audiovisual. Sí, estoy hablando de Mass Effect 3, el juego que promete reventar las altísimas expectativas puestas en él tras dos entregas sobresalientes. Siempre le estaré agradecido a esta saga por iniciarme en el apasionante mundo de la ciencia ficción. Medio centenar de libros e incontables horas de Battlestar Galactica después puedo decir que la historia del comandante Shepard está entre las mejores del género. En esta ocasión la amenaza primordial se ha hecho realidad y el ciclo galáctico de extinción ha comenzado. La Tierra están en llamas y la raza humana está muriendo por millones. Solo Shepard puede unificar la galaxia y plantar cara a esta raza de máquinas cuyos orígenes se pierden en los albores del tiempo. Es la batalla final por la supervivencia de la vida orgánica. Casi nada.

Crítica The Witcher 2: Assassins of Kings – CD Projekt

El pasado 17 de mayo salió a la venta el nuevo retoño del estudio polaco con las miras puestas en el trono del RPG occidental, sin ambages ni complejos. Hoy por fin lo he terminado y puedo asegurar que lo han conseguido. De todas formas si me he decidido a escribir sobre este pedazo de software no es por sus virtudes técnicas, que las tiene a raudales, sino por lo que la propiedad intelectual significa para mí. Si tratara de acometer un análisis estricto de una obra tan compleja me temo que necesitaría diez veces el espacio que puedo dedicarle. Así que me voy a fijar en la narrativa, que es lo que más me interesa de esta historia de intrigas palaciegas, luchas raciales, conspiraciones y búsqueda personal.

Me topé con la obra de Andrezj Sapkowski después de jugar al primer juego, un rpg más que digno de finales de 2007 que nos presentaba al brujo Geralt de Rivia, un cazador de monstruos profesional. No imaginaba la calidad literaria que la saga de 7 libros poseía entre sus páginas. Muy enraizado en la mitología eslava y en gran parte de la tradición literaria occidental, desde Blancanieves al Quijote, Sapkowski componía una historia de fantasía muy realista, un mundo lleno de grises donde nadie, absolutamente nadie, tenía las manos limpias. Y en medio de esos reinos norteños se erigía Geralt de Rivia, el monumental protagonista, que termina siendo mejor persona de lo que a él mismo le gustaría admitir.

El hilo conductor de la saga no se hace patente hasta el cuarto libro. Hasta entonces Sapkowski nos va presentando unos personajes que están tan bien construidos que inevitablemente terminas enamorándote de ellos, entre los que destacan Jaskier, el genial poeta que no sabe mantener la boca cerrada, Yennefer, una hechicera de armas tomar, y Ciri, el ojo de la tormenta y destino último del brujo. Cuando el motor épico de la historia se hacía patente al final te dabas cuenta de que tampoco te importaba tanto. Lo único que quieres es seguir a esos personajes, disfrutar con unos diálogos repletos de humor y ver las situaciones tan rocambolescas que se van sucediendo.

Esa es la razón por la que The Witcher 2: Assassins of Kings acaba triunfando como lo hace. Vuelven todos los grandes personajes de los libros, pero los que aparecen por primera vez no se quedan atrás. Vernon Roche, jefe de las fuerzas especiales de Temeria, e Iorveth, elfo mutilado y comandante en jefe de los Scoia’Tael, aúnan en torno a sí el dramatismo de las causas perdidas.

Después de esa amnesia tan oportuna del primer juego Geralt comienza a recuperar la memoria. Han pasado 6 años desde el pogromo de Rivia y su aparente muerte. Todas las preguntas que el primer juego (y también los libros) dejaban en el aire hallan aquí su respuesta. La historia del juego ha sido escrita por fans para fans. De hecho, si no se han leído los libros dudo mucho que se pueda entender la historia. Constantemente se están haciendo referencias a hechos y personajes de los libros y estos tienen un gran peso en la trama: el desastre de Thaned, la batalla de Brenna, la Logia secreta de hechiceras, la guerra de guerrillas de los Scoia’Tael, el batallón de voluntarios de Mahakam (aparición estelar de Zoltan Chivay y Yarpen Zigrin), la paz de Cintra y, cómo no, la gran bestia, Nilfgaard y el Fuego Blanco que Baila sobre los Túmulos de sus Enemigos. Todas estas cosas y muchas más se dan por supuestas. Las luchas de poder en un entorno políticamente convulso no dejan tiempo para dar clases de historia. Una fuerza imparable se está cargando a todo monarca que encuentra a su paso sumiendo todo el Norte en el caos, y ni el brujo ni nadie son capaces de hacer nada por evitarlo.

La historia tiene mucho más en común con las novelas de espías que las de fantasía épica. Pero esto ya se podía decir de los libros. Lo que eleva todo a una calidad sobresaliente es el drama personal de Geralt al recuperar su memoria. Porque el brujo recuerda la vida que llevaba con Yennefer en la isla entre las Esferas en la que Ciri les dejó la final de la saga literaria. Y recuerda quien puso fin a eso. La mismísima Persecución Salvaje. Solo por descubrir la verdadera naturaleza de estos caballeros esqueléticos merece la pena experimenta The Witcher 2 que, siendo increíble como videojuego, lo es aún más como ejercicio narrativo.

9/10